En la vida de la mujer el embarazo es una etapa muy especial donde acontecen cambios fisiológicos, anatómicos y emocionales. Practicar yoga durante este período ayudará a integrarlos, sentirlos y vivirlos conscientemente y de forma más saludable.

La práctica de yoga prenatal es un espacio para dedicar un tiempo para ti, conectar con tu cuerpo, tu respiración, tus sensaciones y con tu bebé desde un lugar de calma, favoreciendo a liberar las posibles molestias o tensiones físicas en los músculos y articulaciones, liberar endorfinas que nos hacen sentir mejor, y además poder compartir con otras mujeres tus experiencias, inquietudes y miedos de cómo vas viviendo tu embarazo y expresar tus emociones libremente.

Realizar yoga durante el embarazo ayuda a mejorar la postura, aliviar las posibles molestias de la espalda, mejorar el funcionamiento de los órganos y favorecer la circulación sanguínea, tonificar suavemente el cuerpo, fortalecer la musculatura abdominal y tonificar el suelo pélvico, mejorar la respiración y ayudar a gestionar mejor el estrés, sentirse de mejor ánimo y tener mayor tranquilidad, ayuda a prepararse para el momento del parto además de encontrar mayor espacio en el cuerpo favoreciendo el desarrollo del bebé.

Durante nuestras clases de yoga para embarazadas utilizamos además el recurso del sonido, la voz como gran aliada de la respiración donde a través de vocalizaciones trabajamos tanto a nivel físico como emocional.
El cuerpo humano recoge los sonidos del ambiente como una gran caja de resonancia y los transmite al cerebro que los transforma a través de las emociones y experiencias para luego vivirlos como agradables o desagradables. Ya desde la etapa intrauterina el bebé se desarrolla en un universo lleno de sonidos: los sonidos de la madre, su voz, el latido de su corazón, el ritmo de la respiración, la vibración del líquido amniótico, la circulación…

A través de las vocalizaciones trabajamos a nivel corporal y ayudamos a tomar mayor conciencia de la respiración y coger confianza poco a poco con la propia voz, encontrando en el sonido un medio de analgesia natural que posee el cuerpo favoreciendo la dilatación y permitiendo vivir de forma más positiva y activa las contracciones, ayudando a estar más en contacto con las sensaciones y necesidades en cada momento, además de ser un modo de expresar nuestras emociones y comunicarnos con el bebé a través de la voz con quien estás profundamente conectada.

¿Facilita el trabajo de parto practicar yoga durante el embarazo?

El parto es un proceso espontáneo e involuntario, el cuerpo de la mujer sabe cómo parir así como el bebé sabe cómo nacer sin que nadie tenga que enseñarlo, pero sí que es importante toda la información que necesites saber, hacerte consciente del embarazo, del parto y el nacimiento de tu bebé.

Practicar yoga prenatal durante el embarazo te puede ayudar a facilitar el trabajo de parto, por una parte la respiración y los diferentes ejercicios y movimientos que has hecho durante el embarazo en las clases de yoga prenatal te van a proporcionar memoria corporal para que el cuerpo se mueva de forma instintiva sin tener que pensar qué hacer ni cómo respirar, solo sentirte y por otra parte ayuda tener una mejor recuperación posparto.

Y como anteriormente hacía referencia el hecho de usar el sonido y las vocalizaciones durante las clases te permite tomar conciencia de tu voz y poder usarla como gran recurso natural analgésico para ayudarte a gestionar las
contracciones durante el parto además de acompañar a tu bebé en su proceso de nacimiento.