Son pequeños y fáciles de llevar – ¡vienen preparados en una bolsita de algodón! – en la maleta para el hospital. Para la primera ducha después del parto, la mamá agradecerá la fragancia de vainilla.