Epidural: ¿ Sí o no?

Algunas embarazadas, cuando van llegando a término, empiezan a inquietarse por el parto… es algo que indudablemente va a acabar sucediendo. Esta preocupación se centra fundamentalmente en dos aspectos: el bienestar del bebé y el dolor,  y aqui es donde empezamos a acordarnos de la analgesia epidural.

Desde Recién Mamá me han pedido que aporte mi punto de vista como anestesista y madre 🙂

«¿Me la pongo, no me la pongo? ¿Será peligrosa para el bebé?»

¿Puede el parto sin epidural ser una experiencia positiva y dejar un agradable recuerdo?

Pues sí. Sí que puede. Pero no es para cualquiera. Entre nosostras hay mujeres muy excepcionales, que reúnen una serie de requisitos para que el parto sin epidural sea un éxito. Desde mi punto de vista, la candidata ideal es:

  • Una persona tranquila y madura (si es muy joven esta madurez debe ser incluso fuera de lo común), capaz de conservar la calma en situaciones de estrés, que desea vivir el parto sin analgesia epidural.
  • Una mujer que espera un bebe sano, en el contexto de un embarazo normal.
  • No presenta desproporción entre el tamaño de la pelvis y la cabeza del bebé.
  • Se trata de un parto espontáneo, ya que los partos inducidos son más dolorosos y tienen otras connotaciones.
  • Ha estado acudiendo a clases preparación al parto y además ha procurado mantenerse en forma durante el embarazo con actividades como yoga, sesiones de mantenimiento físico, natación, bicicleta o al menos tiene una vida bastatante activa y está ágil pese al avanzado estado de gestación
  • Ha estado preparando el suelo pélvico los días previos al parto con cremas y masajes y

…por último pero no menos importante…

  • viene muy mentalizada e informada y sabe lo que va.

¿Que pasa con el resto de las mortales, con características menos ideales, entre las que yo misma me incluyo, que también queremos una experiencia inolvidable?

Nosotras, de igual manera, podemos prescindir del catéter epidural, pero en este caso la ansiedad y sufrimiento en proporciones variables están garantizados. ¿Cual es nuestra opción entonces?

Por fortuna, las casi mamás no tan perfectas podemos tomar las riendas de la situación mediante el contro del dolor con ayuda del cateter epidural. Pero ¿es peligrosa la epidural? ….

La analgesia epidural, como toda intervención médica, tiene sus indicaciones y para solicitarla tendremos que  delegar en los especialistas  (anestesistas, obstetras) que sopesarán el balance riesgo/ beneficio, individualizando cada caso. Normalmente, en mujeres sanas, los beneficios superan con creces los riesgos, e incluso disponer de un catéter epidural aporta seguridad en muchos casos (embarazos de riesgo, gemelares, eclampsias) y también en embarazos normales que al final se tuercen, o a última hora precisan una instrumentación o una cesárea urgente.

Respondamos por último entonces a la gran pregunta…

¿Las anestesistas y ginecólogas que no presentan contraidicación, utilizan analgesia epidural cuando están ELLAS de parto?  Y la respuesta es: ¡PUES CLARO QUE SI! Yo soy anestesista y madre de 3 niños con 3 epidurales como la copa de un pino.

Pero lo mas importante es que, decidáis lo que decidáis, alli estaremos para apoyaros, siempre, ¡hasta el final!

Me despido con la ilusión de haberos ayudado. ¡Nos vemos en el paritorio!

Raquel H.

Por |2019-02-07T16:04:33+00:005 febrero 2019|Para la mamá|Sin comentarios

Acerca del autor:

Raquel
"No está todo inventado."

Deje su comentario